RESERVA DE ALBERGUES ON LINE, REFLEXIONES Y CONSIDERACIONES

RESERVAR ALBERGUE

Nadie puede poner en duda que Internet ha afectado de lleno a nuestra forma de ver y entender la vida. Actos que hoy consideramos “normales”, eran, hasta hace bien poco, casi impensables de realizar. Las nuevas tecnologías han supuesto una auténtica revolución y han cambiado nuestra forma de proceder en muchos aspectos.

Por eso, esta semana queremos reflexionar un poco sobre una de estas “revoluciones” que ha incidido muy significativamente en el turismo, uno de los motores de nuestra economía. Vamos a dar unas breves pinceladas sobre algunos aspectos a tener en cuenta a la hora de realizar reserva de albergues on-line en algunos de los muchos albergues privados que jalonan las diferentes rutas del Camino de Santiago.

Reserva de albergues

COMODIDAD

Ciertamente, efectuar este tipo de reserva resulta en una gran comodidad. Solo tenemos que pensar que desde nuestro terminal tenemos acceso, durante las 24 horas de los 365 días que dura el año, a cualquiera de los albergues que dispongan de este servicio. Esto nos permite tomarnos todo el tiempo que sea necesario para buscar y comparar con tranquilidad, eligiendo la opción que mejor se ajuste a nuestras preferencias. También evita colas y desplazamientos “in situ”, permitiendo emplear nuestro tiempo en otras cosas más productivas y satisfactorias.

 

OPINIONES DE OTR@S USUARI@S

Otro factor que estimamos de gran importancia por lo que supone, son los comentarios y opiniones de otros usuarios. Recomendamos encarecidamente que siempre se lean. ¿Por qué? Porque si el establecimiento es honrado, pondrá tanto lo bueno como lo malo que digan quienes allí se han alojado. Cuanto más comentarios haya, mejor, buena señal. Eso nos dará una idea bastante cercana a la realidad del propio albergue en cuanto al trato dispensado, estado de las instalaciones y su equipamiento, limpieza, la relación calidad/precio, etc.

 

OFERTAS

Igualmente, al realizar una reserva on-line, podemos encontrar ofertas que solo se dan vía Internet. Pero ¡ojo!, siempre es recomendable mirar si existe “letra pequeña” en las mismas para evitar luego sorpresas desagradables. Muchas veces, las ofertas van ligadas a una serie de condiciones que hay que conocer de antemano.

 

FIABILIDAD

Otro aspecto que debemos tener muy en cuenta es la fiabilidad, que en este caso la podemos traducir por seguridad. Una vez hecha la reserva es muy conveniente, casi nos atrevemos a decir que obligatorio, imprimir el documento que acredite la misma. En caso de llegar al albergue y encontrar que no tenemos plaza por la razón que sea, el papel impreso será la prueba de que la teníamos asegurada de antemano. En este punto, recomendamos que en caso de conflicto, siempre se opte por una salida amistosa si ello es posible y si no, reclamación donde proceda y, por supuesto, contar nuestra experiencia en los lugares adecuados para ello.

Aquí nos permitimos un inciso que tiene que ver con la práctica consistente en efectuar una reserva para luego anularla el mismo día de la llegada por haber encontrado plaza en un albergue público. En nuestra opinión, esa forma de proceder produce un gran perjuicio al albergue privado que se queda con unas camas vacías que la mayoría de las veces no puede llenar por la falta del tiempo necesario para reaccionar adecuadamente.

Dada nuestra experiencia al respecto, recomendamos que a la hora de planificar la ruta a seguir, se considere muy detenidamente la conveniencia de tener el tema del alojamiento resuelto de antemano. Da muchísima tranquilidad saber que cuando llegas a la localidad de destino tu plaza de albergue está esperándote, lo que permite gestionar el tiempo de otra manera. Por ejemplo, aparte de demorar la hora de salida y aprovechar para dormir un poco más, se puede dedicar buena parte de la jornada a conocer el lugar más en profundidad en vez de ir de albergue en albergue preguntando si existen plazas disponibles. Conocemos algún caso en que algun@s peregrin@s se han visto obligad@s a continuar ruta hasta otras localidades (a veces no tan cercanas) por no encontrar alojamiento allí donde pensaban que sí lo habría.

De todas formas, como dice el refrán: “Para gustos, colores”. Nosotros no entramos, ni entraremos a debatir si son mejores unos albergues que otros, ni si la esencia del “peregrinaje auténtico” descansa sobre lo público en vez de lo privado, ni si existe un mercantilismo salvaje cuya única preocupación es la cuenta de resultados… Desde nuestra perspectiva entendemos que una de las grandezas del Camino de Santiago es que éste se ajusta a las necesidades y gustos de cada peregrin@. No es lo mismo echarse a los caminos con veinte años que con cincuenta, por eso animamos a la gente a que elija y decida lo que más le convenga según sus deseos, circunstancias y posibilidades. ¡Faltaría más!

Feliz semana amig@s y…

 

¡BUEN CAMINO ADAPTADO A LOS TIEMPOS!

One comment

  1. La comodidad impera en el camino.
    Cada peregrin@, hoy en día elige esta posibilidad, cada vez con más frecuencia.
    Un gran problema que está ocurriendo son los “avispadillos ” aquellos que reservan en 3 o 4 albergues un determinado número de plazas…para luego escoger la que le interese.
    Por eso una condición indispensable que debería de haber al hacer la reserva sería pagarla obligatoriamente al realizarla. Con esta medida se elimina ese problema….(por eso muchas veces esta todo completo….o lo parece.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies